Menseguez: “River fue lo más lindo que me pasó”

Hoy encontré un equilibrio con mi vida y mi familia. No creo volver a involucrarme en el fútbol” sostiene Juan Carlos Menseguez, más conocido como Rayo, en la comodidad de su casa. Nacido en las inferiores de River Plate, se fue de pibe al Wolfsburgo de Alemania con el Cabezón D’Alessandro y también jugó en Inglaterra. A él no le contaron nada, las tuvo que vivir todas. De estar dos años sin pisar una cancha de fútbol en San Lorenzo y hasta pensar en retirarse por una grave lesión en la rodilla, a volver a River de la mano de Ramón Díaz y cumplir el sueño de ser campeón. Las lesiones le dijeron basta y lo obligaron a retirarse a los 32 años.

 

Hoy, con el curso de director técnico hecho pero sin ganas ni la necesidad de volver a experimentar la exigencia y el desgaste que te transmite el fútbol, Juan Carlos Menseguez charla en exclusiva con esta página web y habla de todo. Su amistad con Ramón y Emiliano Díaz, su paso por River, las lesiones, como palpita el Superclásico copero, etc.

-Después de que te retiraste en 2017 la mayoría te perdió el rastro, ¿Que hiciste de tu vida desde ese entonces?

-Cuando me retiré me recibí director técnico y estaba yendo por ese camino pero al final termine desistiendo. Encontré cierto equilibrio en mi vida y meterme en el fútbol iba a requerir demasiado tiempo y energía.

-Es decir que tenés el curso de técnico hecho pero no vas a ejercer…

-Claro. No voy a ser técnico y ya lo tengo decidido.  Demanda mucho tiempo y los resultados no te dan estabilidad. Ganas y sos el mejor. Perdés y sos el peor. También influye el tema laboral: tenés trabajo y le das trabajo a un montón de gente, pero si no se te dan los resultados no solo me quedo yo sin laburo, sino toda la gente que me acompaña

-¿Te alejaste completamente de toda actividad deportiva? ¿O prácticas algo por hobbie?

-Cada tanto voy a jugar al Fútbol Senior de River pero nada más. Estoy enfocado en la parte espiritual y la conexión conmigo mismo y con la gente que me rodea.

-Metiéndonos en River, ¿Vos hiciste las inferiores en el Millonario, no es así?

-Así es. Había hecho algunas pretemporadas en Primera entre los años 2000 y 2002 pero era subir y bajar constantemente. En 2003 lo vendieron a Andrés D’Alessandro al Wolfsburgo de Alemania y con 19 años me fui con él en una especie de acuerdo que el club alemán había hecho con River en materia de jugadores de inferiores.

-¿Es difícil llegar a la Primera de River desde las inferiores? 

-Si, suele ser difícil.

-¿Eso pasa por los grandes jugadores que uno tiene por delante o porque faltan oportunidades?

-En el momento que me tocó estar a mi, River sacó enormes jugadores. La Gata Fernández, Maxi López, Fernando Cavenaghi, Lucas Mareque, El Malevo Ferreyra, etc. Todos chicos con mucho talento. Las posibilidades estaban pero la competencia era muy grande.

Menseguez, River
Foto: Pasión Monumental.

-¿Esa competencia tan marcada hizo que no llegaras a debutar Primera en ese entonces?

-Sí, cuando integré el plantel profesional estaban el Bichi Fuertes, el Chori Domínguez y Cavenaghi. Eran muchos delanteros, había demasiada competencia y se me hacía difícil. Cuando surgió lo del Wolfsburgo le preguntaron a Manuel Pellegrini (técnico de River en ese entonces) y él dijo que la posibilidad me convenía para agarrar confianza en la Bundesliga. Y la tomé.

-¿Construiste una amistad con D’Alessandro?

-Si, compartimos mucho tiempo juntos. Cuando llegamos a Alemania también estaban los argentinos Pablo Quattrocchi y Diego Klimowicz en la plantilla del Wolfsburgo y estábamos todo el tiempo juntos. Salíamos a comer, vivíamos cerca y hacíamos vida normal.

-Y allá en el Wolfsburgo te fue bien…

-Si, por suerte pude jugar bastante. En la segunda temporada (2004/05) me tocó jugar poco porque el técnico de ese año no me ponía mucho, pero después sí, fue un buen paso.

-¿Alguna vez dijiste que volver a River sería “un paso atrás en tu carrera”?

-No, eso es mentira. Jamás pasó. Yo estando en el Wolfsburgo quería volver a River. Cuando volví a San Lorenzo también quería estar en River pero Daniel Passarella era el técnico y no me quizo.

 -¿Que fue lo que realmente te pasó que te hizo alejarte de las canchas por dos años en San Lorenzo? Porque se habían dicho muchas cosas...

-Tuve una lesión en el cartílago de la rodilla y como los cartilagos no se regeneran, fue muy difícil. En la primera operación me hicieron un injerto pero me seguía doliendo. Después tuve que ir a España para hacerme una segunda intervención que resultó mejor. Pasaron seis meses, me dieron el alta y arranqué la recuperación.

-¿Pensaste en retirarte a lo largo de esos dos años?

-Por momentos sí y por otros no. Tenía días que estaba muy triste, porque además, sumado a la lesión, yo estaba transitando un divorcio y fue un combo muy pesado para soportar en esa época. Me sentía solo y ya no tenía la contención de San Lorenzo porque hacía mucho que estaba lesionado. Yo mismo también me alejé. Fueron días difíciles.

Menseguez
Foto: Fox Sports.

Te dieron el alta y quedaste libre…

-Claro, mi contrato con San Lorenzo se había vencido pero me tenía que quedar hasta que me recuperara de la lesión. Me dieron el alta y tenía 15 días para incorporarme a un club. Hay una regla en AFA que permite que jugadores libres que vienen de recuperarse a una lesión se incorporen a un club a pesar de que el torneo estuviese empezado.

Y ahí vino el llamado de Ramón para ir a River…

-Exacto. Ramón sabía mucho de mi evolución porque el doctor que me hizo el seguimiento, Rafael Gulietti, también estaba con él. Ramón me llamó, me dijo que me quería para River y rapidamente nos pusimos de acuerdo.

-Cuando llegaste a River ¿Sentiste que el hincha te miraba de reojo por tu actualidad futbolística?

-Sí, fue más que nada por la relación que yo tenía con Emiliano Díaz. Los hinchas tenían la sensación de que yo solo venía por una amistad con el hijo del técnico y es normal que pensaran eso. Hacia dos años que nadie venía jugar y era lógico, pero Ramón confiaba mucho en mis condiciones y por algo me pidió.

-¿Que opinas de Ramón Díaz? Como entrenador y como jugador.

-Ramón siempre fue muy cercano a mi como entrenador. Siempre positivo, siempre confiando en mis cualidades y ayudándome en lo psicológico. Como jugador lo vi en videos. Era impresionante la técnica, la velocidad y la definición que tenía.

-¿Fue difícil jugar en River?

-Al principio si. Yo llegué, me puse bien físicamente y jugué un par de partidos en Reserva. Hice dos goles contra Belgrano y ahí Ramón me llama y me pone en un partido con Estudiantes de La Plata en el Monumental por la fecha 14 del torneo.  Y fue un debut soñado: hice mi primer gol a los ocho minutos y esa noche River rompió una racha de 459 minutos sin convertir. Fue un día muy emotivo para mí. Hacer una entrada en calor con el equipo, saber que iba a ir de arranque y cumplir mi sueño de jugar en el Monumental fue muy lindo. Mientras precalentaba se me caían las lágrimas.

-Y le hiciste un gol a Boca en un amistoso en Córdoba…

-Sí, pero antes de eso River quedó afuera de la Copa Sudamericana 2013 con Lanús y le cayeron mucho a Ramón Díaz por la eliminación. Le pegaron por las incorporaciones que había hecho y él tuvo un gran gesto de apartarnos de algunos partidos para que la gente no nos cayera a nosotros. En el otro semestre, en 2014, vinieron Cavenaghi y Teo Gutierrez, entre otros, se armó un lindo equipo y fue lindo haber podido salir campeones después de un mal cierre de año en 2013. Fue el puntapié inicial para todo lo que le tocó vivir a River en los años próximos.

-¿Fuiste feliz en River en ese año que te tocó estar?

-Sí, porque pude vivir lo mas lindo que te puede tocar vivir en el fútbol: ganar un campeonato. Yo no había salido campeón nunca a lo largo de mi carrera y fue algo especial. Ahora que lo pienso, y viéndolo con el diario del lunes, mi decisión de jugar en River después de dos años de inactividad hizo que no tenga tanta continuidad. La vara estaba muy alta y había enormes jugadores. Sacando eso, River fue lo más lindo que me pasó.

-Después de River seguiste en Argentinos Juniors, Aldosivi, Juventud Unida de Gualeguaychú y ahí te retiraste con solo 32 años. ¿Las lesiones te hicieron decir basta?

-Me costaba mucho el día a día. Entrenaba mucho en piso duro y mi rodilla sufría todo eso. Para jugar estaba bien pero el día a día lo sufría demasiado con los dolores y por eso decidí terminar todo ahí.

-Ya me dijiste que no querés saber más nada con el fútbol pero, ¿Te hubiera gustado formar parte del cuerpo técnico de Ramón Díaz?

-Tuve la posibilidad de trabajar con Ramón. Cuando me retiré, Emiliano Díaz me llamó para sumarme pero justo yo había armado mi cuerpo técnico y no se dio. Igualmente, como te dije, yo armé mi cuerpo técnico y al poco tiempo tomé la decisión de no dirigir y todo quedó ahí. Ahora con Ramón y Emiliano somos amigos y disfrutamos la amistad.

-¿Te arrepentís de algo que hiciste a lo largo de tu carrera?

-No, no me arrepiento de nada porque sino hoy no estaría donde estoy. Estoy muy feliz con mi presente.

-¿Te quedó alguna meta por cumplir que no pudiste?

-Mi sueño era jugar en la Selección Argentina y en el Barcelona de España pero, con la trayectoria que hice y el presente que tengo, estoy sumamente feliz y no me faltó ni me falta nada.

Menseguez, River
Foto: Diario Olé.

-Inevitablemente te tengo que preguntar por el Superclásico que se juega en unos días y todo lo que se viene hablando ¿Compartís la idea del planteo que eligió Gustavo Alfaro para jugar en el Monumental en el último de los partidos?

-No veo algo malo en el planteo que eligió. Alfaro hizo ese análisis y creyó que la forma para defenderse de River era esa y prácticamente le salió bien porque consiguió un empate, que para mi fue lo que quizo ir a buscar. En el fútbol hay estrategia y para eso están los técnicos. Claramente veo diferencia en el funcionamiento de ambos. River está aceitado y Boca no tanto pero tiene mucha jerarquía y creo que Alfaro confía mucho en esas individualidades.

-¿Coincidís en que este equipo de Boca es menos ingenuo que el que perdió la final de la Libertadores del año pasado?

-En principio sí, pero River es el gran favorito. Tiene un funcionamiento increíble y hace mucho tiempo que en la Argentina yo no veía un equipo tan dinámico como este equipo de Marcelo Gallardo.

-Hablando de Gallardo, ¿Hablaste con él o te lo cruzaste alguna vez dentro o fuera de una cancha?

-Solo crucé unas palabras con él en la despedida de Cavenaghi y lo saludé pero nada más. Se como trabaja porque me lo contaron jugadores que estuvieron en sus planteles, pero jamás tuve una charla con él.

¿Un mensaje que le quieras dejar al hincha de River?

-Que como hincha de River estoy con mucha ansiedad estoy esperando el partido con Boca de la Libertadores y deseando lo mejor. Sabemos que es un partido que tiene un condimento distinto, pero creo que llegamos en un gran momento. Creo no, llegamos en un gran momento.

Menseguez, River
Foto: Fox Sports.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *